Inteligencia Emocional en Valverde (2ª Ed.)

El conocimiento de la Inteligencia Emocional para muchas personas puede suponer el descubrimiento de un autentico universo. El que reside en nuestro interior. Sobre todo para aquellas personas que no se atrevieron a saber un poco más de lo absolutamente imprescindible. Como no, cuando llegan algunos problemas personales, no sabe uno atenderlos adecuadamente porque, sencillamente, no se conoce.

Os presento la segunda edición en Valverde del Camino (Huelva). En esta ocasión organizado junto a la Asociación Nirvana y la colaboración del ayuntamiento. El participar en este taller de Inteligencia emocional te sirve para gestionar emociones, pero para muchas cosas más, me baso en la experiencia de anteriores ediciones:

-Mejorar la autoestima y el autoconcepto.
-Aumentar la capacidad para resolver conflictos.
-Aprender de uno mism@ al fomentar autoconocimiento.
-Aumentar la capacidad para manejar emociones.
-Ser mas consciente de lo que sientes tú, de lo que pueden sentir los demás.
-Mejorar la creatividad y tu flexibilidad en busqueda de soluciones. -Fomentar la expresión emocional.
-Para disipar y reducir cualquier miedo.
-Mejorar el control de ansiedad y estres.
-Aumentar la confianza y seguridad en un@ mism@.
-Incorporar herramientas utiles como el mindfulness, meditación, visualización, etc.
-Mejorar la calidad de vida y aumentar la felicidad.

Como veis, sobran razones. Para inscribiros o solicitar más información, bien podéis llamando al teléfono 655018293 o bien a través del correo electrónico info@terapiapsicologia.es

Muchas gracias. Mis mejores deseos.

El Imperio de la Razón y el Pensamiento

Hemos pensado demasiado.

En la actualidad, nuestra capacidad intelectual racional ha invadido nuestra forma de proceder y actuar. El intelecto es un instrumento analítico que es usado para tomar decisiones importantes, para comunicarnos, para razonar, para adquirir valores, para muchas cosas más. También para predeterminar nuestra forma de comportarnos según los cánones sociales.

Generación tras generación, vamos adquiriendo una educación basada en determinadas percepciones sociales sobre lo que nos conviene y lo que no, sobre lo que debemos hacer en cada etapa de la vida, cuáles deben ser nuestros objetivos. Si aquello que se enseña socialmente está sesgado y despegado de nuestra verdadera naturaleza, comienza el desequilibrio. Por eso nos desequilibramos continuamente en las sociedades «avanzadas y modernas».

Somos seres que viven continuamente en lo externo, preocupados por el trabajo, la familia, el dinero. Realmente, todo es externo a nosotros sin autoconocimiento. Pensadlo bien, si no nos conocemos, ¿quiénes somos?, personas que siguen lo deseable, lo aceptable socialmente, lo políticamente correcto. Mientras, nuestro ser interior queda totalmente invalidado porque no sabemos escucharle. No nos enseñaron a respetarlo. Nos educaron en leyes externas a nosotros.

El verdadero problema está en que, si la educación, en principio, no es una educación social que nutre a los individuos de las comunidades, y la sociedad está manejada desde el egoísmo, la ambición y el bien particular, aquellos que no se conozcan adquirirán una ideología que en muchos casos va en contra de sus propias necesidades como ser.

La importancia de conocerse a uno mismo es fundamental para la toma de decisiones, no ya racionales, sino basadas en sus emociones, en lo que siente. La verdadera conexión con uno mismo empieza ahí, en lo emocional. Pues son las emociones las que indican el grado de satisfacción que tiene tu ser frente a una determinada situación.

Claro está, incluso las emociones se pueden condicionar debido a férreas estructuras del pensamiento adquirido. Por ejemplo, si los estímulos sociales te indican constantemente, a través de los medios de comunicación, la necesidad de tener un cuerpo bonito, con unos cánones determinados, condicionan tus emociones favorablemente o desfavorablemente en función de cómo te percibas. Te venden que la felicidad está asociada a tener un «cuerpo 10», y como casi nadie lo tiene, la mayoría de las personas sugestionadas por esta influencia están abocadas al fracaso y la frustración. Muchas empresas se frotan las manos de poder hacer recolectas económicas sustanciales debido al gasto que se deriva de intentar la transformación física: empresas cosméticas, farmacéuticas, de alimentación, etc.

Si las emociones son sugestionadas continuamente por los pensamientos, y los pensamientos están ligados a la educación y estímulos sociales que percibimos, el no conocernos nos hace exponernos continuamente a actuar como si fuéramos máquinas.

El pensamiento que se deriva de nuestra capacidad intelectual, es una dimensión humana totalmente moldeable. Es la parte más alejada de nosotros mismos, pues el mismo modus operandi de racionalizar algo y analizarlo no está intrínsecamente relacionado con el estado intuitivo del individuo. Por supuesto, el pensamiento está conectado con las emociones, y la influencia es bidireccional, pero si no abrimos verdaderamente las emociones a nuestra intuición o no sabemos escucharlas con sabiduría, muchas de ellas seguirán condicionadas por el imperio de la razón. La profundización en nuestro sentir desde la inteligencia emocional tiende a reequilibrar nuestras emociones.

Nuestra capacidad analítica e intelectual, como puente directo con la adquisición de valores y formas de comportamiento sociales, se ha hecho cargo de nosotros, de nuestras emociones, a tomado las riendas de nuestro ser. Por eso intentamos solucionarlo todo, analizando, evaluando. Por eso pensamos tanto. Demasiado. Y si tan solo es una capacidad, ¿porqué está al poder y no a nuestro servicio? Y si el pensamiento no lo situamos en el poder, ¿qué ocupará su lugar?

Si alguna vez os decidís iniciaros en la práctica de la meditación, en algún momento, leeréis u os dirán: «Dejad pasad los pensamientos, sin evaluarlos ni analizarlos». Es precisamente por eso, para entender que la sabiduría más alta no parte de un análisis deductivo, sino que se intuye desde conocimiento de ti mismo más allá de la razón, un viaje sin tanta palabra.

Os dejo para terminar un interesante vídeo sobre esto que estamos hablando de pensar demasiado:

Nuevo taller de Inteligencia Emocional

Tengo el gusto de presentaros los nuevos talleres de Inteligencia Emocional, en Valverde del Camino (Huelva). Después de 4 ediciones de experiencias y aprendizaje en Granada, he decidido presentarlo, esta vez en mi tierra natal.

Ya sabéis «el bombo» que doy con la Inteligencia Emocional, y que voy a seguir dando. En la medida que somos capaces de vivir emocionalmente estables, nuestra vida se abre a la autorealizacion personal. Nos educaron en la utilización excesiva del pensamiento (os recomiendo leer el próximo articulo del blog: «El Imperio de la Razón y el Pensamiento»), y lo utilizamos tanto, tanto, que muchas veces nos olvidamos de lo que sentimos. Esto es un poco contradictorio porque resulta que las emociones están en mayor medida conectadas con nuestro verdadero estado interior. Entonces, ¿porque lo obviamos tanto? Las emociones pueden traer muchos mensajes necesarios para cambiar tu vida, pero si no las escuchamos no sabemos por donde empezar.

Es por ello, la importancia de conocer las emociones que solemos tener, entendernos más desde el interior emocional y desacelerar el pensamiento, cosa que trabajamos en estos talleres. Autoconocimiento, comprensión, y por supuesto, una vez somos conscientes de nuestros estados emocionales, saber como transformar aquellos desfavorables por otros saludables y positivos. Cómo extraer de una situación que nos incomoda un aprendizaje significativo que nos ayude a crecer y a ser seres más sensibles, más emocionales, más nosotros.

En estos talleres podemos trabajar y aprender a través de dinámicas grupales y ejercicios individuales. Y algo muy importante, podréis adquirir herramientas y desarrollar recursos para gestionar vuestras emociones que os pueden servir para vuestro día a día. Es un taller y no un curso, eso significa que es vivencial y totalmente práctico. No consiste en escuchar y escribir en un cuaderno, sino trabajar con las emociones de uno mismo para crecer, y en definitiva, para mejorar la calidad y percepción de la vida.

Las ventajas de desarrollar la Inteligencia emocional son muchas, como por ejemplo, mejora la autoestima, mejora la capacidad de empatía, aumenta la confianza en uno mismo, capacidad para afrontar conflictos, etc. Además, nos permite a un nivel más avanzado, abrir nuestro canal intuitivo. Claro está, todo es cuestión de practica y cierta constancia.

 

¿Te apetece comenzar?

Los talleres tendrán lugar en la Asociación Pimpirimpausa todos los martes y jueves de 17:00 a 21:00 horas entre el 24 de Noviembre y el 15 de Diciembre, exceptuando el 6 y el 8 de Diciembre, por ser festivos. Para inscribirte o más información envíame un correo a info@terapiapsicologia.es o bien llamando al 655018293.

 

cartel-i-emocional-valverde-grande

4ª Edición: Taller Inteligencia Emocional

Comenzamos en Marzo la 4ª Edición del Taller de Inteligencia Emocional. En este caso vamos a segmentar el taller en dos mitades. Una, nivel de iniciación, y dos nivel de gestión emocional.

Después de haber trabajado durante las tres ediciones anteriores y habiendo constatado como se fomenta el autoconocimiento emocional y la adquisición de recursos para el manejo de emociones, no tenemos ninguna duda de que hemos de seguir promoviendo la participación en estos talleres. Además, gracias a obtener un continuo «feedback» sobre la práctica, hemos ido mejorando dinámicas, ejercicios y las mismas técnicas que aplicamos para el desarrollo de la Inteligencia Emocional. Es por ello que esta 4ª edición es una versión aun más mejorada de estos talleres.

Pensamos que para ser realmente felices, hemos de conocernos primero, que ocurre realmente en nuestro interior. Pararnos, escucharnos y atendernos son algunas acciones que empleamos a través de nuestra guía terapéutica y usando el dinamismo que conlleva la interacción en el grupo. Precisamente es más fácil trabajar con las emociones si hay una conexión grupal entre las personas que asisten a estos encuentros. Y gracias a la cooperación y el compañerismo, la conexión termina estableciéndose, generándose así una sinergia mutua de aprendizajes.

Nuestra finalidad como terapeutas no se basa en la acumulación de conocimiento, conceptos y teorías sobre la Inteligencia Emocional, sino que a través de la práctica con tus emociones adquieras habilidades y herramientas que te sirvan en tu día a día. Nos interesa un aprendizaje real, basado en la capacitación de los alumnos.

Para formar parte de este taller tan solo tienes que escribirnos a este correo electrónico: contacto@atalygarciapsicologa.com y te enviaremos como inscribirte.
También puedes hacerlo a través del correo electrónico que viene en la parte inferior de esta página web. Para dudas y más información también puedes llamarme al teléfono que viene indicado.

Os dejo un vídeo de Elsa Punset sobre la autoaceptación, una poderosa forma de gestionar emociones y fomentar estados positivos en uno mismo:

Taller de Inteligencia Emocional.

Aquí os presento la Tercera Edición del Taller de Inteligencia Emocional.

Teniendo en cuenta el éxito que tuvo la anterior edición, nos hemos planteado volver a repetirlo, pero esta vez, de mayor duración que el último que hicimos; un total de 21 horas donde vamos a trabajar con dinámicas grupales y ejercicios individuales sobre nuestras emociones y sentimientos.

¿Por qué son importantes estos talleres? Básicamente porque contribuyen a que las personas sean más felices y tengan más bienestar. Potenciar nuestra inteligencia emocional nos sirve para acercarnos a estos objetivos a través del trabajo personal con uno mismo. Tus emociones son importantes, pues expresan tu calidad de vida, y resulta que la Inteligencia Emocional es algo que se puede entrenar.

A todos nos puede pasar que a veces tenemos emociones que no queremos tener, que no nos gusta sentir, o incluso algunas emociones nos llevan, en determinadas situaciones, a un comportamiento, que pasado un tiempo, lamentamos, o simplemente, pensamos que deberíamos haber actuado de otra forma. ¿Cuántas veces ocurre que hay algunas emociones que se apoderan de ti, que no te ves capaz de controlarlas, y reaccionas ante ellas de una forma que no te gusta?
Ese es uno de los objetivos de este taller de Inteligencia Emocional, que a través, del autoconocimiento sobre tus emociones, aprendas a gestionarlas, para que puedas transformar esa energía emocional en algo útil y positivo. Aumentar esta capacidad nos da confianza, seguridad y positividad.

Estamos continuamente esforzándonos por mejorar nuestro empleo, o mejorar en aquello a lo que nos dedicamos, o ganar más en algo, sea económico o no, o aprender nuevas habilidades y capacidades, etc. Pero, ¿cuanto tiempo dedicamos a escucharnos y esforzarnos por mejorar nuestra vida interior?

«Aquél que obtiene una victoria sobre otro hombre es fuerte, pero quien obtiene una victoria sobre sí mismo es poderoso.»
(Lao-Tsé).

Para inscripciones e información: en el correo electrónico info@terapiapsicologia.es
o bien llamando a 655018293 (David) / 626043735(Ataly).

Nuestros mejores deseos.
David y Ataly.

Sé tu propio maestro

Una emoción es energía en movimiento, está sujeta a cambios y transformaciones. Además normalmente nunca viene sola, pues suelen venir acompañadas de otras. Aunque las emociones vienen y van, son pasajeras, algunas pueden venir con una fuerza tal que nos resultan incontrolables. Si la emoción es alegría, ¿por qué intentar controlarla? solo tendríamos que expresarla, vivirla. Pero por ejemplo, si la «emoción fuerte» es miedo, angustia, tristeza, agresividad, ¿qué hacemos? El desarrollo de la Inteligencia Emocional te ayuda a que tú puedas intervenir sobre como quieres encontrarte emocionalmente, a que seas tu propio maestro.

Una vez conocí a una chica con un tatuaje entre su hombro y su pecho, cuyo mensaje me pareció muy curioso: «a partir de aquí mando yo». Es cierto que no podemos cambiar todas las situaciones que nos vienen desde fuera de nosotros, pero…¿podemos aprender a manejar las que ocurren dentro? Esa es la cuestión, si lo de fuera no podemos cambiarlo y lo de dentro nos resulta incontrolable, ¿tenemos verdaderamente el timón de nuestras vidas? o… ¿somos como barcos veleros poseídos por cualquier viento?

Lo interesante es que cuando aprendemos a gestionar nuestras emociones, a manejarlas, avanzamos hacia la madurez de aquel que sabe situarse donde quiere estar. Estar donde uno quiere estar, sentir lo que uno quiere sentir, transformar la mala energía emocional en fuente de aprendizaje que nos sirva para crecer. Ese debe ser el propósito de trabajar con tu inteligencia emocional, que avances hacia tu felicidad a través del autoconocimiento. No, no es aprendizaje sobre mecánica, ni sobre informática, ni sobre bricolaje, es aprendizaje sobre ti mismo, y no hay nada mas importante que eso. La Inteligencia Emocional está dentro, no fuera.

Vamos a utilizar una metáfora. El maestro de Aikido, un arte marcial que viene de Japón, busca la neutralización del contrario en situaciones de conflicto utilizando la misma fuerza enemiga para aprovecharla en su favor, derribando así su oponente. Sin embargo, si alguien cercano va a darle un cariñoso abrazo, el maestro lo recibe con afecto. Lo mismo ocurre con la Inteligencia emocional, saber gestionar tus emociones, implica quedarte con las emociones saludables que te hacen vibrar positivamente, y transformar las emociones negativas en aprendizaje, disminuyendo y anulando su sufrimiento. El desarrollo de la Inteligencia Emocional es un entrenamiento para convertirnos en maestros de Aikido emocionales. Abrazar lo bueno que viene, transformar lo malo.

Taller de Inteligencia Emocional

La Inteligencia Emocional es la capacidad para identificar, comprender, y manejar o gestionar las emociones propias y la de los demás, de manera que consigamos más equilibrio en nosotros, pero también con quienes nos rodean.

Esta capacidad se puede ejercitar; y resulta, que entrenar la Inteligencia Emocional es algo muy interesante, productivo y necesario. Partimos de que no existe un solo tipo de inteligencia, sino varias. Igual que existe una inteligencia fundamentalmente analítica, que nos sirve para razonar a través del pensamiento, como es la Inteligencia Racional, existe también una inteligencia sobre las emociones. Autores como Howard Gadner, propuso su modelo de las inteligencias múltiples, refiriéndose a que no existía un solo tipo de inteligencia, sino bastantes más, llegando a formular hasta ocho diferentes.

No obstante todas las clasificaciones sobre los tipos de inteligencia pueden ser algo subjetivas.

¿Por qué trabajar nuestras emociones? Nuestra respuesta es clara y concisa. Uno puede ser un estupendo matemático, ser un buen analista sobre cualquier materia, acumular mucho conocimiento, etc., pero ninguno de estos aspectos del intelecto está relacionado directamente con ser feliz. Sin embargo, el entrenamiento de la Inteligencia emocional, al implicar autoconocimiento y fomentar el desarrollo personal, supone trabajar por y para nuestra felicidad y bienestar.

Es por ello que vemos muy necesario fomentar este tipo de talleres, porque queremos que las personas, a través de ejercicios y dinámicas, puedan trabajarse, conocerse y aprender sobre ellas mismas. Aquí os dejo datos sobre el próximo taller, apuntaros, pues las plazas son limitadas:

Martes y viernes, entre el 2 y el 19 de Junio, de 17:00 a 20:00 horas.

-El taller se impartirá e nuestro centro de psicología, en la calle San Juan de Letrán, nº4, 1ºA, en Granada capital.

-Son 6 sesiones que se dividen en tres bloques, donde se van a trabajar aspectos básicos del desarrollo emocional, a través de dinámicas individuales y grupales. También aportaremos herramientas interesantes a través de ejercicios de visualización y meditación.

-Su precio son 40 euros, en un total de 18 horas.

Para poder apuntaros tenéis varias opciones, o bien podéis enviar un correo electrónico a info@terapiapsicologia.es o bien llamando a los teléfonos 655018293/626043735

¡Anímense! ya verán como merece la alegría. Un fuerte abrazo.