marzo 17, 2015

Terapia Sistémica Breve

¿De dónde viene?

La Terapia Sistémica Breve es un modelo de psicoterapia derivada, entre otras, de estas fuentes:

  • La Cibernética con sus estudios sobre las funciones de control, comunicación y la teoría general de los Sistemas.
  • Las aportaciones De Gregory Batesón desde la antropología y comunicación.
  • Milton Ericsson con sus aportaciones en Psicoterapia Breve, y el inconsciente humano como fuente de recursos personales.
  • Karl Ludwig von Bertalanffy por su Teoría General de los Sistemas.

Y de las aportaciones de dos escuelas:

  • El centro de Terapia Familiar de Milwaukee, de Shazer y Berg, que aportaron “La Terapia Breve centrada en Soluciones”.
  • El Instituto de Investigaciones Mentales de Palo Alto, de Paul Watzlawick, Richard Fish, John H. Weakland y Lynn Segal, que ofrecieron “La Terapia Breve centrada en los problemas”.

¿Para qué sirve?

Esta terapia se aplica para el tratamiento de trastornos, problemas o dificultades a nivel psicológico y tiene su origen en la Terapia Familiar. Sin embargo, amplía este último modelo en el sentido de que su visión trabaja también desde terapias individuales o de relaciones de parejas, por ejemplo.

Un sistema puede ser una persona con sus diferentes subsistemas (emociones, pensamientos, etc.); un colectivo de personas que se relacionan entre sí, como una familia; incluso hay sistemas más grandes, como una comunidad. Es posible seguir ampliando ese “círculo”; en todos ellos se producen interacciones que se relacionan y que afectan al individuo. Así pues, esta terapia tiene en cuenta las relaciones que se producen entre los diferentes sistemas de la persona, su comunicación interpersonal e intrapersonal. Es decir, esto es aplicable a la relación entre distintas personas, pero también lo es con respecto a las diferentes circunstancias con las que se relaciona una persona, incluso las que guarda consigo misma. Nuestro trabajo pasa por reorientar una «red problemática» de manera que la persona pueda construir otras alternativas o caminos que le sean buenos y positivos.

Algunos conceptos básicos con los que funciona.

  • El individuo no se considera como única fuente de su problema, pero si es responsable ante él.
  • Los «problemas» persisten en tanto que se establece un patrón determinado de comportamiento que funciona como intento de solución ineficaz.
  • La Terapia Sistémica no trabaja desde el concepto enfermedad. Entiende que unas determinadas alteraciones psíquicas no forman parte de las características intrínsecas de un individuo, sino que son producto de conflictos relacionales.
  • El problema psicológico se entiende como un «síntoma» que exterioriza la(s) verdadera (s) causa(s) del sufrimiento del cliente. Se investiga el contexto en el que aparece el «síntoma» buscando la(s) relación(es) causa(s)-efecto(s), considerando su circularidad.
  • Los problemas que afectan una dimensión de la persona, pongamos por ejemplo, problemas familiares, puede afectar a otros campos de la persona, como el de pareja, trabajo, etc. Sin embargo, al mismo tiempo, introducir un cambio en un sistema, puede retroalimentar positivamente a los otros, generalizando sus efectos.
  • Uno de los planteamientos revolucionarios de este modelo de psicoterapia, es que, en algunos casos, concentra la energía del proceso terapéutico en la búsqueda de soluciones, más que en darle continuas vueltas al problema.
  • Ante todo la terapia se centra en ajustarse a las necesidades de la persona y no al revés.

¿Por qué es Breve?

La Terapia que practicamos en nuestro centro es también Psicoterapia Breve. porque busca darle solución a los problemas de una forma rápida, eficaz y con el menor sufrimiento.

El enfoque sistémico no entiende los problemas de las personas con causas lineales, es decir, causa-efecto, sino más bien de forma circular: el efecto también vuelve a influir en la causa. Desde esta perspectiva, el trabajo del terapeuta se centra en un contexto donde los conflictos se reproducen en presente, en el “aquí y ahora”. No siempre se hace necesaria la búsqueda de los problemas en causas lejanas (a no ser que lo demande el cliente), lo que favorece que la Terapia no se demore innecesariamente. Es una terapia dinámica e interactiva donde el paciente es el mejor guía para sí mismo, por conocer como nadie su problemática.